En la primera juventud, también llamada adolescencia, de buscar quiénes somos, de conocernos, ya que es la época de la verdad. En esta etapa, el hogar nos dará la oportunidad de hacer esos cambios en lo conocido, en nuestro mundo que es nuestro dormitorio, dejar atrás la infancia y poco a poco identificar qué queremos y por qué. Nuestro hogar de juventud es un espacio de encuentro, práctico, con pocas cosas, lo básico para disfrutar de la vida con los demás, de salir al mundo laboral y personal.