En la infancia es ese espacio de protección, bondad, belleza, cuidado y acogida. Un lugar que nos da seguridad, donde desarrollamos y adquirir referencias y destrezas a través de nuestras experiencias en él. Donde nos alimentamos, nos aseamos, nos relacionamos, amamos… y todas estas vivencias nos acompañan en nuestro camino.